31 de julio de 2018

1909 El castillo de Gergal

Gergal (Almeria) 1909. El castillo.
Portfolio Fotográfico de España
#AlmeriaBW, #ABW, #portfolio, #Gergal, #castillo, #1909
"En la parte alta de la población surge la ruinosa fortaleza que se supone construida por los moros"


30 de julio de 2018

1922 Corrida homenaje a la flota británica

Almería, 11 de marzo de 1922. Plaza de toros Corrida en honor de la Flota Británica.
#AlmeriaBW, #ABW, #PlazaToros, #corrida, #FlotaBritanica, #1922
Bull fight at Almeria in honour of the british Fleets visit 11/3/22



29 de julio de 2018

1945 Cuando la playa era Villa Cajones

#AlmeriaBW, #ABW, #VillaCajones, #PlayaSanMiguel, #1945, #playas





Es esta época la gente bautizó esta playa con el nombre de "Villa Cajones" por todas las casetas o chozas que se habían levantado de maderas de embalajes y cajones de desecho. La mayoría se usaban por familias que se buscaban la vida vendiendo refrescos, sandias o bebidas. También como vestuario para los bañistas menos pudientes.

A la derecha aparecen algunas de ellas, un poco más al fondo el Balneario Diana, famoso en los años anteriores a la guerra civil, por las fiestas y bailes que celebraban en sus salones.

Los bañistas visten pantalón de deporte y camiseta sport y al principio, uno paseando con albornoz, cumpliendo las órdenes establecidas. Como en el comercio no había bañadores de cuerpo entero, ni dinero para comprarlos si los hubiera habido, hubo que recurrir a la referida camiseta para cumplir con lo mandado.

28 de julio de 2018

1912 Vista general del Puerto

1912 Vista general del Puerto
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #Talcose, #1912.


27 de julio de 2018

1910 Mercado Central de Almería

1910 Mercado Central
#AlmeriaBW, #ABW, #MercadoCentral, #1910, #20170727
Es un edificio diseñado por el arquitecto Antonio Martínez Pérez en 1892.​ Es un ejemplo destacado de la arquitectura del hierro de finales del siglo XIX. Su imagen exterior se articula de forma equilibrada con la arquitectura y el espacio urbano de circunvalación. El mercado, se ha conservado prácticamente intacto hasta nuestros días. Se restauró profundamente hacia 1982. A excepción del basamento y del pabellón de la fachada principal, hechas con ladrillo, mampostería y cantería; toda la estructura se haría con hierro.


26 de julio de 2018

1911 Cargadero de Mineral de Hierro de Serón

Serón (Almería) 1911. Cargadero de Mineral de Hierro. Portfolio Fotográfico de España. #AlmeriaBW, #ABW, #Portfolio, #mineria, #Seron, #1911
"La abundancia del hierro en aquellas inmediaciones ha motivado la construcción de un cargador para la conducción del mineral extraído"




La cultura del botijo de agua y el cigarrillo


Lo que pasó de moda: La cultura del botijo de agua y el cigarrillo
#AlmeriaBW, #ABW, #TalComoEramos, #botijo, #cigarrillo, #20170720
20 Julio 2017, Eduardo D. Vicente para La Voz de Almería

En todas las casas había un botijo de barro antes de que los frigoríficos entraran en todas las familias

Casi todos los hombres fumaban y casi todos llevaban en el bolsillo un pañuelo y una navaja 



Al botijo se lo llevó por delante el frigorífico, que fue una auténtica revolución en todos los barrios y que a comienzos de los años setenta empezó a formar parte de todas las familias, incluso de las más humildes. Hasta entonces, el clásico botijo de barro era un miembro más de las casas y estaba presente también en los trabajos.

Cuando íbamos al taller de bicicletas a darle viento a las ruedas o a que nos arreglaran un pinchazo allÍ estaba el botijo del mecánico, con su inconfundible sello de grasa. Cuando íbamos a que nos remendaran las sandalias, el zapatero aprovechaba el momento para decirnos: "Acércate a la tienda y que te llenen el botijo de agua". Si el botijo del mecánico olía a grasa y a gasolina, el del zapatero llegaba impresionado el perfume de la cola de pegar.

En las obras, los albañiles tenían siempre su botijo lleno de agua y en el puerto, como un miembro más de la tripulación de los barcos de pesca, siempre estaba el botijo de los marineros. El día que llegamos a la mili nos encontramos con que allí, al botijo de toda la vida, lo llamaban búcaro, y estaba bajo la jurisdicción del cuartelero.

En aquella época también estaba de moda el tabaco. Era costumbre que casi todos los hombres fumaran. Cuando uno cumplía los 18 años de edad, o en otros casos cuando se iba al servicio militar, adquiría el derecho de fumar en su casa delante del padre. El adolescente ya era un hombre y el tabaco lo confirmaba en el ámbito familiar.

La mili era entonces una frontera que marcaba la vida de los jóvenes. Te ibas siendo un muchacho y regresabas convertido en un hombre al que se le había agotado el tiempo de perder el tiempo. Te licenciabas y entrabas en la edad de buscar un trabajo, echarte una novia formal y casarte.

Otra costumbre que ya forma parte del recuerdo era la de llevar navaja. Casi todos los hombres llevaban en el bolsillo su navaja plegable y su pañuelo. Los que eran fumadores solían llevar también como parte de su equipaje diario un mechero de yesca antes de que se impusiera la moda de los encendedores. A mi me gustaba contemplar la vieja ceremonia de encender un cigarrillo frotando con la mano la rueda que acaba prendiendo la mecha. Los mecheros de yesca eran muy utilizados por los albañiles y por los pescadores.

La expansión delos coches entre la clase media que empezó a hacerse fuerte en los años sesenta trajo también algunas costumbres que hoy están en el olvido. El primer coche era un lugar sagrado y muchas familias lo decoraban como si fuera el salón de su casa. Era habitual colocar en la parte delantera banderines de equipos de fútbol y la imagen de alguna virgen milagrosa. En la parte de atrás, en la repisa que pegaba a la luna, muchos ponían un perro de adorno de aquellos que con el traqueteo del vehículo iban moviendo la cabeza.

También se hicieron habituales en los coches las pegatinas, con eslóganes muy pegadizos en la época como aquellos que decían: "En Almería no serás un extraño". “Almería, tierra madre de la vida padre”, ”Almería. donde el sol pasa el invierno". "Zoy español y de Almería, cazi na".

Fue por esa época, los primeros años setenta, cuando se puso de moda en Almería colocar una placa en las puertas de las casas con el nombre del matrimonio. Las placas fueron hijas de la fiebre inmobiliaria que se desató con la construcción masiva de pisos. Era difícil encontrar una puerta de una vivienda en un piso de nueva construcción que no llevara la placa con los nombres de los inquilinos.

La moda delos porteros automáticos vino después, por lo que durante los primeros años de la década los niños seguíamos disfrutando del refugio delos portales. Era habitual penetrar en un bloque de vecinos y encontrarse con el primer tramo de las escaleras tomado por niños. Aquellos portales abiertos fueron el lugar donde anidaron nuestras primeras pasiones, cuando jugábamos con las niñas del barrio al arte de aprender a dar besos de verdad, una práctica que nos permitía enamorarnos varias veces al día y de parejas distintas.

También se quedó en el camino la costumbre de colocar en las entradas de las casas la imagen divina con el eslogan "Dios bendiga esta casa", y la moda de aprovechar el techo de la televisión para adornarlo con un tapete de ganchillo, un jarrón de flores o una gitanilla de plástico. Qué lejana queda ya la imagen de las mujeres baldeando la puerta de las casas con un cubo de agua y la de aquellos montones de recortes de papel de periódico que colgábamos de una púa frente al wáter para limpiarnos.
foto: El botijo estaba presente en la vida cotidiana de la gente. en todas las casas había un botijo y en todos los trabajos. En la foto el botijo del varadero, en el puerto pesquero.

25 de julio de 2018

1973 Aguadulce (Almería) Camping y Residencia Familiar

Aguadulce (Almería) 1973. Camping y Residencia Familiar (parque Andrés Segovia)
#AlmeriaBW, #ABW, #Aguadulce, #Camping, #1973
Obra Sindical Educación y Descanso.


24 de julio de 2018

1956 Mojacar. El niño y las gallinas


1956 Mojacar, el niño y las gallinas.
Foto Gira.
#AlmeriaBW, #ABW, #Mojacar, #Gallinas, #niño, #gira, #1956





23 de julio de 2018

1974 El faro de Cabo de Gata

1974. Faro de Cabo de Gata (Almeria).
#AlmeriaBW, #ABW, #CabodeGata, #Faro, #1974


1971 La Semana Naval (y 3): Los marinos que tomaron las calles


Recuerdos de la Semana Naval (y 3): Los marinos que tomaron las calles

 Por Eduardo Vicente para La Voz de Almería
#AlmeriaBW, #ABW, #Talcomoeramos, #Semananaval, #1971




Tras meses de intensos  preparativos por fin llegó el gran momento. La Semana Naval se puso en marcha de forma oficial el 14 de julio de 1971 con el puerto sembrado de barcos de guerra: un submarino, un portahelicópteros inmenso como el Dédalo, un buque escuela  majestuoso como el Juan Sebastián Elcano, ocho  destructores, diez fragatas, cuatro corbetas, tres minadores, siete dragaminas, tres lanchas torpederas, cinco buques de desembarco y sobre todo,   cientos de marineros que durante una semana tomaron la ciudad para darle un aire festivo sin precedentes.

Los niños de entonces íbamos al puerto a esperar a los marinos, que con  sus trajes de bonito desembarcaban dispuestos a comerse el mundo. Los buscábamos atraídos por la posibilidad de una buena propina, que entonces podía estar en torno a los cinco duros, todo un capital; los buscábamos porque nos daban cigarrillos sin preguntarnos la edad y porque junto a ellos ascendíamos un peldaño en nuestro estatus de niños callejeros.   

Los llevábamos a los bares de referencia, que era lo que iban buscando, y a veces, cuando ya era de noche, los acompañábamos por el barrio de las meretrices donde por veinte duros les hacían un servicio discreto. La mayoría eran muchachos de remplazo, algunos todavía adolescentes que se habían ido de voluntarios a la Marina, jóvenes con ganas de vida que aprovechaban las horas de permiso para fugarse de la disciplina militar. "Oye, nene, ¿Quieres que te haga un hombre?", les gritaban las prostitutas desde las puertas. "Ven, pasa aquí conmigo que te voy a ascender a almirante", les decían, mientras recorrían la calle dela Luna buscando en las puertas a las más jóvenes del oficio.   

Durante aquella semana Almería fue una ciudad distinta, al menos ante nuestros ojos. Las calles estaban más limpias, el agua brotaba con  fuerza de todas las fuentes,el centro estaba iluminado de sobra, como los días de Feria, y las calles estaban llenas de gente. Las tiendas principales decoraron sus escaparates y en la gran boutique que entonces estaba de moda. La Sirena, en la calle de las Tiendas, las dependientas se vistieron de marineras para enamorarnos para siempre.   

Algunos establecimientos aprovecharon la semana de fiesta para hacer rebajas: Comercial Eléctrica Aznar, en el Paseo, colocó grandes descuentos en frigoríficos y lavadoras y Muebles Granada puso en marcha una gran oferta en tresillos.   

Los bares estaban llenos a todas horas y las salas de fiesta hicieron negocio de madrugada. Manolo Manzanilla trajo a su local a una selección de bellezas compuesta por diecisiete bailarinas ligeras de ropa, aprovechando la relajación de la censura, y en el Chapina contrataron un ballet de señoritas del que se decía que había causado furor en Madrid.   

Todos los días ocurría algo, y todas las tardes se formaban colas delante de los barcos, con cientos de familias que querían visitarlos. El Casino organizaba cenas de gala y bailes y en el tercer recinto de la Alcazaba, que entonces era nuestro gran decorado, se celebró una cena en honor de la Marina de Guerra con la actuación de Karina como  colofón. Se exigía etiqueta y llevar la invitación, y  fue tanto el rigor de los  porteros aquella noche  que uno de los conserjes  del Ayuntamiento, el célebre Miguel Ortuño, dejó en la puerta a un ministro por no llevar el pesa  oficial.    

Aquellos momentos  solemnes fueron aprovechados por nuestras autoridades para anunciar  que la Marina había decidido imponer la medalla  especial de la Semana  Naval de Almería a Franco, que en esos momentos estaría tan a gusto en su sofá del Palacio del   Pardo, y que la medalla de oro de la ciudad, otorgada por el Ayuntamiento, había recaído en la figura del Príncipe Juan  Carlos,que fue uno de los ilustres invitados.

En la Plaza del Educador y en la del Ayuntamiento tocaba la Banda Municipal al caer la tarde; en los barrios se organizaban verbenas populares y la plaza de toros abrió sus puertas para ver a Paquirri. Telefónica instaló un locutorio en el puerto y Banesto montó una improvisada oficina.

22 de julio de 2018

2 de abril de 1970, la riada que se llevó el circo

Almería, Rambla de Belén, abril de 1970. Restos del circo "Las Vegas"
#AlmeriaBW, #ABW, #Inundaciones, #rambla, #circo, #1970



El dos de abril de 1970, sobre las diez y media de la mañana empezó a descargar una intensa tormenta que se mantuvo hasta la una de la tarde. La tomba de agua tuvo especial virulencia en la rambla de la Chanca que se desbordó arrastrando todo lo que encontró por delante sorprendiendo a los vehiculos que a esa hora circulaban. De los numerosos cohes, uno de ellos con seis pasageros y otro con uno fueron arrastrados al mar falleciendo todos los ocupantes.
La rambla se desbordó y la tromba de agua caída causó numerosos desperfectos en distintas barriadas de la capital principalmente en Los Molinos, la Vega, Pescadería, La Fuentecica, Quemadero y La Cañada de San Urbano.
En la rambla de Belén arrastró el teatro portátil "Las Vegas" de la empresa Gómez Cabeza cuya estrella estelar era la cantante Carmen Morell. Las perdidas se evaluaron en unos dos millones de pesetas. Se perdieron vestuarios, equipos de sonido y mobiliario que quedaron flotando sobre las aguas de la dársena del puerto. El teatro no estaba asegurado y llevaba 45 empleados.

21 de julio de 2018

1891 La riada que inundó el colegio

La riada que inundó el colegio
#AlmeriaBW, #ABW, #Talcomoeramos, #inundaciones, #1891, Un torrente arrasó la escuela y el convento de la Compañía de María en septiembre de 1891

28 mayo 2018 by Eduardo Pino para La Voz de Almería

Interior de la escuela y convento de la Compañía de María al día siguiente de la gran riada. Una sala en el piso principal del convento-colegio del Obispo Orberá.








Interior  de la escuela y convento de la Compañía de María al día siguiente de la gran riada. Arriba se puede ver el retrato, a salvo, del Obispo José María Orberá y Carrión.
Interior de la escuela y convento de la Compañía de María al día siguiente de la gran riada. Arriba se puede ver el retrato, a salvo, del Obispo José María Orberá y Carrión.

El colegio de la rambla de Calderón fue una de sus grandes obras. Desde su llegada a Almería, en 1876, el Obispo don José María Orberá y Carrión se marcó como uno de sus grandes objetivos la construcción de un gran centro de enseñanza que estuviera dirigido por las religiosas de la Compañía de María.
Él trajo a las monjas para que se establecieran en Almería en el año 1885, y él fue el que puso en marcha toda la maquinaria para la construcción de un convento que sirviera además de escuela. Él puso la primera piedra el ocho de diciembre de 1882 y él fue quien le dio vida a aquellos muros llevando la educación a todos los estamentos de la sociedad: a las niñas de la alta burguesía y también a las más humildes que por esta condición estaban sin escolarizar. “Educa a un niño y habrás formando a un hombre”. “Educa a una niña y habrás formado a una familia”, eran algunas de las frases del prelado que demuestran su obsesión porque la enseñanza femenina se sustentara sobre firmes pilares morales y religiosos.
El colegio fue su gran obra, fue su casa, fue su iglesia y también su última morada. En su testamento dejó escrito su deseo de reposar para siempre bajo los muros de aquel escenario levantado en una encrucijada de ramblas sin encauzar, pero que en la época de su construcción, en 1882, era un lugar propicio por estar cerca del centro de la ciudad y por disponer de espacios suficientes para que el proceso educativo se desarrollara en un ambiente propicio de soledad y recogimiento. Tras su fallecimiento, el 23 de noviembre de 1886, cuando se encontraba realizando una visita pastoral a Madrid,  la Iglesia preparó el viaje de regreso para que los restos del Obispo Orberá pudieran descansar en el colegio de la Compañía de María como era su deseo. La espera fue larga, ya que se emplearon diez días entre embalsamar el cadáver y el viaje, que en aquellos tiempos constituía toda una aventura debido al aislamiento de Almería con respecto al interior de la península. El difunto fue depositado en una doble caja de madera y zinc, abierta a la altura de la cara por un cristal.
El cortejo fúnebre llegó a Almería el tres de diciembre de 1886, siendo recibido por miles de vecinos que se dieron cita desde la Carretera de Granada hasta el colegio de la Compañía de María donde el féretro quedó expuesto en el salón de recepciones. Tras los funerales que se celebraron en la Catedral, el cadáver de José María Orberá fue depositado en la capilla de la iglesia del convento. Toda la ciudad participó en  los funerales y en el Ayuntamiento se llegó al acuerdo, en la sesión del uno de diciembre de 1886, de que se levantara un monumento al prelado en la plaza de la Catedral, una decisión que nunca llegó a cumplirse. La muerte del Obispo Orberá no evitó que su presencia siguiera teniendo fuerza  dentro del colegio. Sus enseñanzas, sus anhelos, su manera de entender la educación, también siguieron vigentes por muchos años.  Allí yacía y allí estaba sus retrato presidiendo uno de los salones del edificio. Nada parecía molestar  su sueño eterno hasta que las aguas de la riada del once de septiembre de 1891 arrasaron las instalaciones del colegio.
El convento de la Compañía de María fue uno de los edificios que sufrieron mayores destrozos. La impetuosa corriente de las aguas de la Rambla de Belén arremetió de forma violenta contra el muro de defensa que existía en la huerta del colegio, un muro alto y resistente que finalmente cedió, precipitándose todo el torrente en el interior de las instalaciones, inundando el edificio hasta una altura que en algunas dependencias llegó a superar los diez metros de altura. El fango llegó a cubrir la habitación donde estaba el retrato del Obispo y la sala donde descansaban sus restos.
Los techos de la planta  baja estallaron por efecto de la presión del aire y el piso bajo, donde se hallaban instaladas la cocina y el comedor, quedó medio sepultado por el fango. Dos albañiles, que aquel día en el momento de la avenida estaban trabajando en el piso alto del convento, evitaron que varias monjas perecieran ahogadas, rescatándolas del peligro de las aguas.
Entonces se dijo que aquello fue un milagro, que la muerte estuvo tan cerca que nadie se explicaba como no se habían producido más daños que los materiales. Para que toda la ciudad viera los efectos de la catástrofe en el colegio, las religiosas de la Compañía de María decidieron abrir las puertas del centro durante los días siguientes a la riada para que Almería contemplara aquella odisea.

1943 Cuevas del cementerio

Almeria 1943. Cuevas del Cementerio.
#AlmeriaBW, #Cuevas, #cementerio, #1943, #20170721
A la altura del cementerio, al lado derecho de la Rambla de Iniesta, numerosas casas cueva cubrian la ladera hasta hasta finales de los 60.


20 de julio de 2018

1945 Edificio de servicios públicos de Ciudad Jardín

Almería 1945. Ciudad Jardín. Edificio de Servicios Públicos.
#AlmeriaBW, #ABW, #CiudadJardin, #serviciospublicos, #1945


19 de julio de 2018

1910 niños pescando en la escalinata real


Almería. 1910. Puerto.
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #escalinata, #1910

Niños pasando la tarde con la caña de pescar en la escalinata real del puerto.


18 de julio de 2018

1970 El puerto nocturno

1970 El puerto nocturno
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #Alcazaba, #nocturno, #1970

1903 grupo de pescadores en la playa de Almadrabillas

Almería 1903. Grupo de Pescadores.
#AlmeriaBW, #ABW, #Almadrabillas, #Pescadores, #Sampere, #1903
Antiguos embarcaderos de Minas de Almagrera y la fabrica de la luz (actual parque Almadrabillas)


17 de julio de 2018

1912 Tras la lluvia, el puerto desde el cargadero inglés


1912 Tras la lluvia, el puerto desde el cargadero inglés
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #MuelledeLevante, #Vapor, #Carros, #Fabert_1, #1912


Por fin a menguado la lluvia y apareció el arco iris con al abrirse el sol entre las nubes.
Tras el chaparrón, los atareados operarios aceleran el trabajo de carga de las mercancías en el muelle de levante. El tiempo es primordial para finalizar cuanto antes la carga del vapor que lleva varios días atracado. El tiempo es dinero. Cuanto mas corto sea el tiempo de atraque del barco mas cuantiosa será la propina.
Almacenar la carga en un buque tan grande es un trabajo arduo y lento y hay mas barcos amarrados esperando su turno. Los carros, en procesión, van y vienen con sus mercancías para llenar aquellas inmensas bodegas que parecen no tener fin.


1900 La Constancia, Fabriquilla de luz del Quemadero

Almeria 1900. La Constancia o la Fabriquilla primera fábrica de electricidad de Almería inaugurada el 23 de enero de 1890 situada en la calle Regocijos junto a la plaza del Quemadero.

#AlmeriaBW, #ABW, #Electricidad, #Regocijos, #Quemadero, #1900


16 de julio de 2018

1975 Mojacar, Parador Nacional de los Reyes Católicos

Mojacar (Almería) 1975. Parador Nacional de Turismo de los Reyes Católicos.
#AlmeriaBW, #ABW, #Mojacar, #ParadorNacional, #1975


15 de julio de 2018

1960 Vista norte desde el Cerro de San Cristobal

1960 Vista norte desde el Cerro de San Cristobal
#AlmeriaBW, #ABW, #PanoramicaNorte, #Adoratrices, #PlazaToros, #1960
En primer plano las Adoratrices. Centro derecha Plaza de Toros, izquierda, chimenea del Oficio Cucarro (fábrica de loza y Ladrillos), y a la izquierda Villa Cecilia o Cortijo Fisher






13 de julio de 2018

1954 Día de lluvia en el Paseo

1954 Día de lluvia en el Paseo
#AlmeriaBW, #ABW, #Paseo, #Lluvia, #Coches, #Arribas_82, #1954

12 de julio de 2018

1931 Las escuelas que fundó la república

LAS ESCUELAS QUE FUNDÓ LA REPUBLICA
06 Julio 2018,por Eduardo Vicente para La Voz de Almería
#AlmeriaBW, #ABW, #TalComoEramos, #Escuelas, #Republica, #1931
#20170706

Se puso en marcha un plan para llevar la enseñanza a los rincones más olvidados
En Almería las escuelas públicas convivían con las privadas que dirigía la Iglesia




Tras el triunfo de la República, en abril de 1931, las nuevas autoridades eMprendieron un ambicioso proyecto de reforMa educativa que en Almería pasaba por la creación de nuevas escuelas que llevaran la educación a los barrios más necesitados y a los rincones más olvidados de la provincia. "La educación como pilar fundamental para levantar una nueva sociedad”, tal y como pregonaba la Institución Libre de Enseñanza.

Las autoridades republicanas se encontraron con una realidad incuestionable en aquella primavera de 1931: Alrnería era una de las provincias más atrasadas de la región, con un alto indice de analfabetismo que afectaba con especial crudeza a las zonas rurales.
En la capital existía una enseñanza pública que tenía que batallar a diario con la falta de recursos y una enseñanza privada que en su mayor parte recaía en manos de la Iglesia. Colegios de gran prestigio corno el de la Compañía de Maria y el Milagro se encargaban de la educación de las niñas, mientras que los frailes de la Salle instalados en un colegio de la calle de Almanzor, se encargaban de la instrucción de los niños de la burguesía y la alta sociedad local.
Las escuelas nacionales estaban repartidas por barrios. En la calle de Pedro Jover estaba la escuela del distrito Sur, dirigida por el maestro Juan Jaramillo Pinteño y por la profesora María Luisa Caballero. En el distrito Noroeste aparecía la escuela de la Plaza de Amistad, de José Orellana Garrido. En la calle de la Judia estaba la escuela de Agustin Molina García; en la Plaza de Béjar del Barrio Alto, la de Antonio López Morales; en la calle del General Luque, distrito de Poniente, la escuela de los profesores José Rubio Garcia y Agueda Navarro Muñoz; en la calle de Ramos, la escuela de José Moreno Mesas; en el barrio de Los Molinos había dos escuelas: la de niños la dirigía Eusebio Garres Segura y la de niñas Leocadia Andrés de la Casa. En la calle de la Reina aparecía la escuela de niñas de la señorita Hiscia Zubeldia y en la calle Real del Barrio Alto la de Clotilde Salvador Ropero.

Existía también una escuela en el paraje de la Garrofa, a cargo de Rafael Sánchez Gallari, y las ubicadas en las barriadas de la Cañada, el Alquián y Cabo de Gata. Otras escuelas nacionales estaban en la Plaza de Vivas Pérez, en la calle Real, y en las de Zaira y Avenida de Vílches.

En los primeros meses de trabajo, las autoridades de la República pusieron un gran empeño en ta creación de nuevas escuelas. En los primeros cuatro meses de mandato se pusieron en marcha tres escuelas en Abla; una en el mismo pueblo y las otras en los barrios de las Adelfas y los Milanes. Se abrieron aulas en el Reai de Antas; en la Mulería de Cuevas; en la Parrata y la Concepción de Huércal Overa; en Vera, Urracal, Rioja, Gádor, Bédar, el Chuche, Dalias, Felix, Nijar, Rodalquilar y Somontin.

Un año después de la puesta en marcha de la política de creación de escuelas, llegaron nuevos centros al Castillo de Albox, a Arboleas, al Albarico de Bédar, a Fines, a Laroya, al Almocizal y a Alfaíx de los Gallardos, a Galachar en Alhabia, aC arcauz en Felix, a la estación de Gérgal, a Cariatiz en Sorbas, a la cortijada de Sepalmo en Mojácar y a Cueva de la Juana en Adra.

A veces, había que salvar grandes dificultades para poner en funcionamiento un aula en zonas rurales alejadas de los pueblos donde las comunicaciones apenas existían y los maestros tenían que llegar a su destino a lomos de una mula y andando, atravesando caminos imposibles. Otro de los problemas con los que se encontraban los maestros rurales era el del absentismo. Muchas familias no podían enviar a sus hijos al colegio ya que los necesitaban para las tareas del campo y el manejo de los animales. En algunos centros se habilitó un horario especial para que los niños pudieran asistir después de haber cumplido con sus tareas laborales en el ámbito familiar.

En Almería las escuelas nacionales y las dirigidas por la Iglesia convivían con los pequeños colegios privados que abundaban en el centro de la ciudad. Algunos fueron considerados ilegales por parte de las autoridades de la República, ya que estaban dirigidos por maestros que ejercían la profesión sin tener un titulo que los acreditara.

A la vez que se creaban nuevas aulas, el ministerio de Educación quiso llevar la cultura a las zonas más deprimidas, organizando expediciones culturales de maestros por los barrios y los pueblos. Se hacían lecturas colectivas en las plazas, se organizaban obras de teatro y títeres y de paso se informaba a los padres de la obligación de que sus hijos se matricularan en la escuela.
Foto: Maestros y Maestras de Almería con los profesores de la escuela Normal, en unas jornadas pedagógicas organizadas por la Republica. En la imagen aparecen en la puerta de la Catedral antes de entrar a visitarla

1910 Sábado de mercado en Vera


Vera (Almería) 1910. Plazuela de Fernando V. Sábado de mercado
#almeriaBW, #ABW, #Vera, #Mercado, #1910
El mercado en esa época de ganado fue evolucionando hacia productos agrícolas y ropa. Se mantiene en la actualidad.

11 de julio de 2018

1960 Huercal de Almeria. Fabrica de Neveras Frisur

Huercal de Almeria 1960.
Fabrica de Neveras Frisur
#AlmeriaBW, #ABW, #Huercal, #Neveras, #1960


1912 Día de bullicio en la Puerta de Purchena


1912 Día de bullicio en la Puerta de Purchena
#AlmeriaBW. #ABW, #PuertaPurchena, #Moya_12, #1912

10 de julio de 2018

La Peluquería de Cayetano en la Calle Ricardos

Calle Ricardos (1): La Peluquería de Cayetano
por Eduardo Vicente para La Voz de Almería
#AlmeriaBW #ABW #TalComoEramos #Ricardos #PeluqueriaCayetano



En la calle Ricardos estaba la centralita y los locutorios de la primera estación telefónica en Almería. Su inauguración fue un grandioso acontecimiento en la ciudad y para celebrarlo se adornaron con luces de colores las principales calles del centro y se repartieron puros y pasteles a todos los asistentes al acto. En la puerta del edificio la compañía instaló una elegante farola en bronce y cristal en la que se podía leer el indicativo de 'Teléfonos'.   
La calle de Ricardos pasó por épocas de soledad. En los primeros años de la posguerra sólo funcionaban un par de tiendas de subsistencia y el eterno estudio de Mateos, que en aquel tiempo estaba dirigido por el fotógrafo José Fornieles Maldonado. Fue a partir de los años cincuenta cuando la vieja calle que une la Plaza de San Pedro con el Paseo empezó a revitalizarse. En esta resurrección fue clave la instalación, en noviembre de 1957,de una sucursal de la prestigiosa marca Bazar Almería, que montó una gran tienda en el número uno, haciendo esquina con la actual calle de Gómez Ulla, en el local donde había sobrevivido durante décadas el taller de reparaciones de máquinas de escribir de Rafael Moreno.   

El éxito del establecimiento, en sus primeros años de vida, fueron sus escaparates y sus continuas exposiciones. Empezó con los aparatos de radio que provocaron que media Almería se congregara el primer fin de semana delante del escaparate de la tienda y continuó a comienzos de los años sesenta con una exhibición monumental de las televisiones de la marca Telefúnken que acaban de salir al mercado. Eran tiempos donde salir a pasear y a mirarlos escaparates de las tiendas era la mayor distracción de los almerienses, como lo es ahora meterse en un bar.   

A finales de los cincuenta llegó a la calle otra marca de gran prestigio en el comercio local, la firma Gladys. Los empresarios José Cano y Juan Rigaud pusieron en marcha una tienda de ropa de señoras que llegó con nuevas ideas, dispuesta a traer a la ciudad todas las novedades que iban surgiendo en la moda de aquel tiempo de grandes cambios. La tienda se abrió en el número dos de la calle de Ricardos, en una época en la que todavía se trabajaba la venta de tejidos y la ropa de confección no se había instalado definitivamente. De ahí la importancia  que entonces tenía contar con un buen taller de corte y confección como el que desde el primer día puso en marcha la firma, apoyada en la prestigiosa modista almeriense Adela Rigaud, por cuyas manos pasaron gran parte de las mujeres de la ciudad a la hora de vestirse.   

En esa misma acera en la que estaban Mateos y Gladys, en la esquina con la calle de San Francisco, aparecía otro negocio que dio renombre a la calle y que durante años se convirtió en estandarte de aquella manzana. Era la peluquería de señoras de Cayetano, un templo de la moda de su tiempo, un escenario por donde pasaron las mujeres de la aristocracia local de los años cincuenta y las de la nueva clase media que se hizo fuerte en la década siguiente.    

Estaba considerada como una de las peluquerías más modernas de su tiempo. Al frente estaba su propietario y fundador, Cayetano Núñez Callejón, un maestro del oficio, que contaba con la colaboración de su esposa, Paquita Navarro, y de su hermana Isabelita Núñez, que tenia manos de seda. El establecimiento disponía de un servicio de manicura y de limpieza de cutis, todo un adelanto en aquella época. Se decía entonces que contaba con una clientela selecta y que no peinaba a todo el mundo. Los sábados por la tarde era el día más fuerte dela semana, el que las señoras aprovechaban para arreglarse con vistas al domingo.

1927 Andén de Costa del Puerto

Almeria 1927. Puerto. Andén de Costa. Foto coloreada Sempere.
#AlmeriaBW, #Abw, #Puerto, #EscalinataReal, #Sempere, #1927





9 de julio de 2018

1955 vista parcial desde la alcazaba

Almeria 1955. Vista parcial desde la alcazaba. Cuartel de la Misericordia y puerto.
#AlmeriaBW, #ABW, #Alcazaba, #Puerto, #cuartel, #1955


Edificios Singulares de Almería: La plaza de Toros (1888)

EDIFICIOS SINGULARES DE ALMERIA: PLAZA DE TOROS
1888. Plaza de Toros. Grabado.
#AlmeriaBW, #ABW, #EdificiosSingulares, #PlazaToros, #1888



La plaza de toros de Almería se integró dentro de las operaciones de ampliación urbanísticas llevadas a cabo en la capital almeriense tras el derribo de sus murallas en 1855. Éstas se llevaron a cabo hacia el este y hacia el norte, en paralelo a los caminos en dirección a Granada y Murcia (entre los cuales se situó, en efecto, el coso taurino de 1849, derribado). Fue esta también una etapa de prosperidad en Almería, debido a la minería y el comercio de la uva. Esta prosperidad trajo aparejada la arquitectura del ocio, necesaria para una sociedad urbana y burguesa cada vez más pudiente.

El edificio, con dos pisos y capacidad para 9054 espectadores, fue diseñado por Trinidad Cuartara y Enrique López Rull. Los gastos corrieron a cargo de una sociedad presidida por Felipe Vilches, rico propietario, presidente de la Diputación Provincial y gobernador civil, a la que pertenecían varios prohombres de la capital (entre ellos los dos arquitectos). En los trabajos, llevados a cabo entre 1887 y 1888, participaron más de 300 obreros y se usaron los mejores materiales, diseñándose también una calle de acceso que se bautizó con el nombre del principal promotor: la avenida Vilches.

La plaza fue inaugurada en 26 de agosto de 1888, durante las fiestas de la Virgen del Mar, por Lagartijo y Luis Mazzantini, que lidiaron toros de Veragua.

8 de julio de 2018

1955 Parque de José Antonio

1955 Parque de José Antonio (detalle).
Los antiguos arcos con pergolas del parque nuevo.
#AlmeriaBW, #ABW, #Parque, #Pergolas, #Arribas_24, #1955


1911 La esquina de Garcia Alix anterior al Puerto Rico

1911 Calle de Orberá y Garcia Alix
#AlmeriaBW, #ABW, #ObispoOrbera, #PuertoRico, #1911
 

7 de julio de 2018

1920 Torre del homenaje desde el segundo recinto

1920 Alcazaba. Torre del homenaje desde el segundo recinto.
#AlmeriaBW, #ABW, #Alcazaba. #Torredelhomenaje, #1920


Sobre el punto más elevado de la ciudad se alza, imponente y serena, La Alcazaba de Almería. A lo largo de casi mil años de historia, los gruesos muros de la fortaleza árabe han sido testigos del transcurso de las épocas, y reyes árabes y católicos dejaron su impronta en el vasto conjunto monumental. Hoy, un paseo por los tres recintos que lo componen permiten a la imaginación viajar en el tiempo, y a la vista deleitarse con las inigualables panorámicas de la urbe y la costa.

Atravesar la Puerta de la Justicia, defendida por torres y murallas, es adentrarse en el corazón de la mayor fortificación de origen árabe en España. El agua, símbolo de la cultura andalusí, recorre a través de un sistema de canales el primer recinto, guiando con su rumor el camino a través de los frondosos jardines modernos.

El legado arquitectónico árabe iniciado por Abderramán III en el año 955 continúa en el segundo recinto, donde resisten a los siglos las ruinas de la ciudad palaciega de al-Mutasim, bajo cuyo reinado la ciudad conoció una de sus épocas de máximo esplendor. La riqueza de sus edificaciones, las poderosas vistas de la ciudad a la que vela desde hace diez siglos, y su incalculable legado histórico y cultural suman La Alcazaba de Almería a la lista de embajadoras del patrimonio de Andalucía.

Guardiana y testigo de los tiempos
La Alcazaba del Almería da fe del periodo cristiano en el tercer recinto. En la parte más elevada de la fortaleza los Reyes Católicos edificaron un castillo que sería, a la vez, materialización de su dominio sobre los musulmanes y adaptación a las nuevas necesidades militares y defensivas. En la actualidad, la emblemática Torre del Homenaje acoge periódicamente exposiciones fotográficas del Centro Andaluz de la Fotografía, y el peculiar patio de armas de planta triangular es escenario habitual de numerosos conciertos, espectáculos de danza y representaciones teatrales.

Cada una de las piedras que componen la fortaleza son fruto de la mezcla de culturas que durante siglos han habitado el Mediterráneo. Como tal, el conjunto monumental de La Alcazaba y las Murallas del Cerro de San Cristóbal fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1931, y Bien de Interés Cultural en 1985.

Al coronar los más de siete metros de altura del cristiano Muro de la Vela la vista se pierde a lo largo de la Muralla de Jayrán, atravesando el Barranco de la Hoya hasta llegar al Cerro de San Cristóbal. A sus pies, las gacelas del Parque de Rescate de la Fauna Sahariana son, desde hace cuatro décadas, un elemento tan pintoresco como irreemplazable del paisaje.

La Alcazaba de Almería. JUAN MIGUEL BAQUERO

1920 Carga de barriles de uva de Ohanes

1920 Carga de barriles de uva de Ohanes
#AlmeriaBW, #ABW, #puerto, #uva, #ohanes, #Barriles, #barcazas, #1920


La uva de Ohanes (también denominada uva de barco, uva de embarque o uva de Almería) es una variedad de uva de mesa, cuyo cultivo ha estado principalmente extendido en la provincia de Almería (Andalucía-España), llegando a ser una de las principales fuentes económicas de esta provincia.

Su explotación industrial comenzó a principios del siglo XIX y es a finales de los años 1970 cuando comienza un progresivo declive acentuado en las dos décadas posteriores.

Esta variedad de uva se caracteriza por formar racimos de gran tamaño, tener los granos cilíndricos, de color amarillo cera y sus excepcionales cualidades de conservación.

Esta uva se generó por la hibridación natural de otras variedas como la «uva blanca Jaén» y la «uva de Rágol» también denominada «uva de colgar».

Esta uva, según narra Simón de Roxas Clemente, en una obra publicada en 1807, que trata sobre los cultivos andaluces de entonces, se cultivó por vez primera en la localidad almeriense de Ohanes, extendiéndose su cultivo a la localidad Rágol y posteriormente por todos los terrenos cultivables del valle del Andarax.

Su exportación se inició en 1835, la uva era tansportada en barco dentro de barriles de 22 kg. En un principio eran casas malagueñas las que venían a embarrilar y embarcar la uva, que posteriormente fueron suplantadas por otras locales y desarrolló de una importante industria artesanal de la barrilería en las localidades donde se cultivaba.

Su exportación, cobra a partir de 1880 una presencia hegemónica a nivel de mercados, con un importante desarrollo entre los años 1906 y 1916. Un estudio de Francisco Rueda Cassinello, habla de una producción de 60.000 arrobas en 1835, siendo 11 veces superior en 1881 y en 1907 llegó a 2.491.273 barriles. Los principales mercados en esos años eran: Inglaterra, Alemania y Estados Unidos. A éstos se sumaron los países escandinavos como principales consumidores: Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca. También Portugal, Francia, Canadá, Suiza, Brasil, Argentina, Cuba, Argelia, México, China, Italia, Bélgica, Holanda, Venezuela o India se unieron a la demanda de la producción.​

Durante la Guerra Civil (1936-1939) se produjo un cierre de los mercados que continuó durante gran parte de los años 1940 debido a la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Es ya en los años 1950 cuando se produce una notable recuperación de las exportaciones de uva, aunque no llegan a alcanzar las cifras de los primeros años del siglo XX. Los canales de comercialización, comienzan a ser controlados especialmente por exportadores de origen levantino, que compran el producto a pie de parcela. También en estos años se produce un cambio importante en la presentación del fruto, con la progresiva sustitución de los barriles de 22 kg por cajas de 10 kg y cabe destacar el incremento constante de su transporte por carretera, el cual en los años 1960 llegó a ser mayoritario frente al transporte marítimo.

A finales de los años 1970 cayó irremisiblemente la cotización nacional de este producto. Las «golden grapes» a las que aludían las coloristas etiquetas en barriles y cajas que se introdujeron a nivel mundial, perdiéndose los mercados internacionales ante las variedades italianas e israelitas, cuya producción era más temprana.4​ Desde entonces, las diferentes administracciones han insistido en que era necesaria la reconversión del cultivo. Inicialmente se pretendía que ésta se hiciese sustituyendo el cultivo de la uva de Ohanes por otras variedades de uva, ya que lo que estaba en crisis no era el cultivo de la parra sino esta variedad en particular. Sin embargo ninguna otra variedad de uva llegó a tener éxito.

6 de julio de 2018

1940 Vista General desde el poniente

1940 Vista General desde el poniente
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #Alcazaba, #roisin_1. #1940


1909 el monumento a los Coloraos en la Plaza Vieja

Almeria 1909. Plaza de la Constitución.
#AlmeriaBW, #ABW, #PlazaVieja, #Coloraos, #1909
En el centro, el monumento a los coloraos, donde estuvo ubicado hasta 1943

5 de julio de 2018

El Seat 600 nuestro de cada día

El Seat 600 nuestro de cada día
#AlmeriaBW, #ABW, #talcomoeramos, #Seat600, #20170630
30 junio 2017 por Eduardo delpino para La Voz de Almería

Se han cumplido 60 años del nacimiento del popular 'Seíllas’, nuestro coche de cabecera


Fue nuestro coche de cabecera, con el que crecimos varias generaciones de niños en una época en la que cuando veiamos pasar un 'Seillas' por la calle salíamos corriendo detrás a ver si lo alcanzábamos antes de llegar a la otra esquina. El Seat 600 era para nosotros un coche casi infantil, tan pequeño, tan manejable, tan redondo que daban ganas de tocarlo, tan práctico que lo mismo lo utilizaba un tendero para transportar la verdura que un maestro de escuela para ir a trabajar.

En mi barrio el 'Seillas' más célebre era el de don Arturo, un señor que trabajaba en Hacienda, de los que estaban bien colocados y podían permitirse el lujo de tener un coche. A veces, cuando los sábados por la mañana nos íbamos a la Plaza de Castaños a jugar, el bueno de don Arturo nos invitaba a subirnos en su utilitario y nos daba una vuelta por el puerto y el parque.

Subidos en el coche teníamos la sensación de que íbamos andando porque la aguja no pasaba nunca de los veinte por hora y hasta las bicicletas nos adelantaban. Era un espectáculo observar a don Arturo pilotando su Seat 600 como si fuera el primer chófer del planeta y el suyo fuera el primer coche de la historia. Se colocaba dos cojines en el asiento y se pegaba el volante al pecho para estar más cerca de la carretera. Bajaba su ventanilla hasta el limite y con el brazo por fuera iba apartando a los peatones que se cruzaban en su camino. Más de una vez, cuando los niños veníamos andando de la playa a la altura del parque y veíamos una cola de coches inusual. decíamos sin temor a equivocarnos: "Por ahí tiene que ir don Arturo".

Todos teníamos un familiar o algún vecino que cuando empezaba a trabajar y ahorraba los primeros sueldos se embarcaba en comprarse un Seat 600 a plazos. A finales de los años sesenta, tener un coche era un signo de distinción y mucho mas para los jóvenes que podían permitírselo, que casi siempre eran los que habían dejado los estudios y se habían metido a trabajar.

Tener un coche significaba subir un par de escalones en el escalafón social de la pandilla. Cómo iban a tener el mismo prestigio en el grupo mi hermano mayor que llevaba la bicicleta vieja de mi padre con el portaequipajes de madera para colocarlas cajas de verdura que mi primo Rafael Plaza, que nada más cumplirla mayoría de edad tenía su coche en la puerta de su casa. El dueño del coche conseguía un prestigio irrefutable y siempre estaba rodeado de muchachas. En verano, el coche de mi primo parecía un autobús femenino haciendo el trayecto hasta la playa. A veces tenía que dar dos viajes: uno para llevar a las amigas y otro para la familia. En fechas señaladas como‌‌ la del 18 de Julio, nos íbamos de excursión a Cabo de Gata o a San José, con una garrafa de agua de repuesto en el maletero por si acaso se recalentaba el radiador. La humilde carretera que iba hasta el Cabo se convertía en un desfile de la marca Seat 600 y de aquel modelo 850 que salió al mercado unos años después.

Entonces era imposible ver un coche medio vacio. Iban llenos como si fueran autobuses y si se trataba de una familia numerosa el padre solía habilitar en el techo del vehículo una baca de hierro donde se colocaba la nevera, la sombrilla y hasta la bicicleta de los niños. Tan cargados. el recorrido se hacia eterno y había conductores que por precaución hacían un par de paradas a lo largo del trayecto para no forzar el motor.

Como eran pocos los coches que había entonces en el mercado los niños de aquel tiempo nos sabíamos todas las marcas de memoria y cuando íbamos de viaje con nuestros padres jugábamos a adivinarlas cuando nos cruzábamos con otro vehículo. Abundaban los Seat 600, los 850, los Gordini y aquellos Simcas, creo recordar que eran 1.500, que tenían los taxistas.

En mi casa reinó durante décadas un Renault de aquellos llamados popularmente como los "cuatrolatas". Tenían más presencia que el 'Seíllas' y estaban fabricados para el trabajo. Mi padre le quitaba los asientos de atrás durante la semana para cargarlas cajas de la Alhóndiga y los domingos volvía a colocárselos para ir de excursión al campo o para ir al fútbol a ver al Almería.

1874 Instalaciones mineras de Sierra Almagrera

Cuevas de Vera (Almería) 1874.Instalaciones mineras de Sierra Almagrera.
Foto Jose Rodrigo. Fondo Cultural Espin. Lorca.
#AlmeriaBW, #ABW, #SierraAlmagrera, #Mineria, #1874

José Rodrigo Navarro-Casete (Lorca, 1837 - 1916) está considerado como maestro y pionero de la fotografía en Lorca a partir de 1860.

Permaneció durante un tiempo en Almería, en Cuevas, donde es seguro que en 1874 aceptó el encargo de hacer unas vistas panorámicas sobre minas, encargo que al parecer le fue hecho por el entonces director del periódico El Minero de Almagrega. Durante el tiempo que estuvo en la provincia almeriense, instaló su taller fotográfico en Garrucha.


4 de julio de 2018

1903 Embarcando mineral antes del Cable Ingles

Almería 1903. Embarcadero de la sociedad The Alquife Mines and Raillway Co. Ltd en el Puerto de Almería. Barco para el transporte de mineral.
#AlmeriaBW, #CableIngles, #cargadero, #mineral, #1903



1945 Ciudad Jardín. Plaza de España

Almería 1945. Ciudad Jardín. Plaza de España.
#AlmeríaBW, #ABW, #CiudadJardin, #1945


El barrio comenzó a erigirse hacia 1941, aunque el proyecto para hacerlo existía desde la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Corrió a cargo del arquitecto local Guillermo Langle Rubio y fue terminado en 1947, construyéndose 245 viviendas unifamiliares de una o dos plantas con jardín, además de una iglesia.

En 1945 se consolidó una normativa para la compra-venta: Tendrían preferencia las solicitudes que pudieran ser pagadas al contado; y para una venta a plazos, se debía pagar la décima parte como entrada. La única manera de poder deshacerse de la vivienda era mediante herencia.

Durante décadas, las viviendas del barrio estaban cubiertas de un polvo rojizo, proveniente del movimiento del mineral traído por ferrocarril desde las minas de Alquife.

3 de julio de 2018

1955 Puerta de Purchena

Almeria 1955. Puerta de Purchena.
#AlmeriaBW, #ABW, #PuertaPurchena, #1955
Ferreteria Vulcano con los toldos desplegados, como casi todas las tiendas de la plaza. El cartel de Neón de Phillips que años mas tarde sería sustituido por otro aún mas grande que ocupaba toda la azotea del edificio.
Es verano. El guardia urbano se protege del calor bajo la sombrilla estrategicamente colocada.
Dos carros en la calle Granada abasteciendo los almacenes.
En 1932 Jacinto Asensio se quedó con el traspaso de la Zapatería Terriza en los bajos de las mariposas pansando a llamarse Calzados El Misterio. Es curioso ver el paso de peatones (se aprecia la señal) justo en la esquina continuación de la acera de Obispo Orberá. Otro paso de peatones señalizado cruza por el centro de la plaza.
El autobús que nos llevaba a la playa salía de Obispo Orberá y paraba en la puerta de Arcos, En esta parada ya iba completo y era sólo la primera parada.







1975 La fuente de los Peces y el estación portuaria

Almería ca 1975. Parque y Fuente de los peces.
Antigua estación portuaria.
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #Estacion, #fuente, #Parque, #1975



2 de julio de 2018

1912 El Buque "Matias F. Bayo" atracado en el puerto


1912 Puerto de Almeria.
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #Tinglados, #Talcose_4, #1912

El vapor "Matias F. Bayo" atracado en el Muelle, junto a la escalinata real y los tinglados

 "Matias F. Bayo", un buque que, en los primeros años del siglo XX,  fue muy popular en nuestras costas. El Matias F. Bayo era un vapor de 1.358 toneladas de registro bruto y 70,1 metros de eslora. Construido en 1890 en los astilleros  S.P. Austin & Son Ltd. de la localidad inglesa de Sunderlan para la naviera austriaca Gerolimich & Co., este carguero  comenzaba su  vida de mar con el nombre Adriatico. Después de ser comprado en 1899 por  Óscar de Olavarría Lozano y Cía. y ser rebautizado como Matias F. Bayo, este vapor que también navegó bajo las contraseñas gijonesas de V. González y A. López de Haro & Cía., en 1911 era adquirido por la naviera Rodríguez y Cerra, una compañía muy asidua al puerto. Transportado carga general y con la posibilidad de embarcar a algunos pasajeros que sólo podían viajar en cortos trayectos por las precarias condiciones de habitabilidad del barco, hasta 1914, el Matias F. Bayo cubrió una línea que, con inicio en Barcelona, visitaba semanalmente las aguas malacitanas.

Vendido a la Compañía Gijonesa de Vapores, este buque que siguió manteniendo su nombre, continuó frecuentando Málaga. Ya sin la posibilidad de embarcar pasajeros y navegando en rutas más largas, el Matias F. Bayo pasaba a la Trasmediterránea en 1916, siendo rebautizado como Españoleto y  luciendo la matrícula de Valencia.

Transportando carbón fundamentalmente, los atraques en  los muelles malacitanos se fueron reduciendo, y este vapor, tras ser renombrado como  Maria Dolores era desguazado en Bilbao en 1937. Un muy interesante y a la vez desconocido buque que formó parte de los habituales tráficos en el puerto en los primeros años del siglo XX.

Cartel anunciador del buque "Matias F. Bayo" en el puerto de Cádiz



1930 La casa de los Rodriguez en el Paseo del Principe

1930 Paseo del Príncipe Alfonso. Casa de los Señores Rodríguez.
#AlmeriaBW, #ABW, #Paseo, #CasaRodriguez, #1930



El Edificio Banesto, también conocido como Casa de los Rodríguez, es un edificio histórico situado en el Paseo de Almería.

Recibe su nombre por la sucursal bancaria de Banesto (antaño del Banco Español de Crédito) que alberga en su planta baja, aunque antiguamente se la llamó Casa de los Rodríguez, apellido de su propietario. Se trata de una edificación urbana de 1906 cuyos planos firmó el arquitecto almeriense Trinidad Cuartara y ocupa una manzana completa del Paseo de Almería, el que fuera solar del antiguo Teatro Principal.

De tradición académica francesa, imita en su elegancia y dimensiones a los edificios residenciales plurifamiliares del Madrid de la segunda mitad del siglo XX. No en vano, en su época fue el edificio civil de mayor envergadura de la ciudad: tres plantas, cuerpo de media rotonda sobre la plaza Juan Cassinello y fachada caracterizada pro el eclecticismo neorrenacentista y clásico, con hojas de acanto, guirnaldas y candelabros y grutescos, rematada con antepecho de balaustres y coronada de floreros o pináculos sobre las pilastras. Estos fueron retirados hace años, quizá por razones de seguridad, pero el reciente proyecto de restauración ha reproducido las piezas originales.

Está incluido desde del 2 de mayo de 2001 en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

1 de julio de 2018

1953 El viejo balneario San Miguel

Almería 1953. Balneario de San Miguel. Vista de la playa y de las casetas de baño familiares.
Foto: Ruiz Marín
#AlmeriaBW, #ABW, #SanMiguel, #Playas, #Balneario, #1953


En 1929, así se describía el Balneario en el periódico “Almería Nueva”: “Mas lejano de la población se halla la estación veraniega de San Miguel, nuevo balneario enclavado en la antigua finca de “El Tagarete” con 34 casas construidas de cemento para baños frente al mar y al final un salón general para señoras. Su dueño el abogado D. Miguel Naveros inspirándose en los ideales de la vida moderna ha establecido dos terrazas linderas con la playa de 150 metros de longitud por siete de anchura, un amplio salón de baile, instalación de baños calientes, restauran y motores potentes para la elevación de agua potable... presenta no obstante un defecto que es el elevado precio de las casitas en dicha estancia, de tal modo que cuando éste se modere habrá obtenido la existencia...”
En 1930, sus precios eran los siguientes: los baños de mar templados a una peseta el baño y un abono de doce a diez pesetas. Baños de oleaje: casetas para familia, una hora una peseta. También se alquilaban toda clase de efectos de baño: esquifes, sombrillas de playa, bañadores, zapatillas, gorras de baño o salvavidas