31 de enero de 2019

Almeria 1900. Niños bañandose en el puerto.

Almeria 1900. Niños bañandose en el puerto.
"Vista General desde el Puerto", Tarjeta coloreada de Unión Postal Universal PZ_10521
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #niños, #1900




30 de enero de 2019

Almería 1927. Puerto. Andén de Costa

Almería 1927. Puerto. Andén de Costa.
Postal coloreada colección Sempere. Escalinata real
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto , #Sempere, #AndendeCosta, #tinglados, #EscalinataReal, #1927

29 de enero de 2019

1996 Los ultimos días del cable frances

Almería. Cable frances o embarcadero de Bairds.
Vertedera mecánica, en sus últimos años de uso (octubre 1996) (El Cable Inglés de Almería, 2007). #AlmeriaBW, #ABW, #CableFrances, #vertedera, #1996

#



28 de enero de 2019

Chirivel (Almeria) en los 1970. Trajes y bailes típicos: La Parranda.

Chirivel (Almeria) 1970 ca.
Trajes y bailes típicos: La Parranda.

#AlmeriaBW, #ABW, #TrajeTipico, #Baile, #Patrimonio, #chirivel, #parranda, #1970
En el aspecto del folclore chirivelense, destacan las ‘parrandas’ una danza típica del levante almeriense (y de las vecinas regiones de Murcia y Albacete) compuesta por tres coplas y tres estribillos, de estructura similar a la seguidilla castellana y que se acompaña con castañuelas, guitarras, violines y bandurrias, entre otros.




27 de enero de 2019

Beninar (Almería) 1965. De matanza en el Calvario.

Beninar (Almería) 1965. De matanza en el Calvario.
#AlmeriaBW, #ABW, #matanza, #Beninar, #1965
Foto A.Lopez
La matanza del cerdo ha sido una costumbre arraigada a muchas zonas de España. De hecho, este rito está en nuestros genes y se ha transmitido de generación en generación. Constituía tres días de frenético trabajo en casa.
La época del año elegida para su celebración es el invierno- de noviembre a marzo, más exactamente-, ya que las frías temperaturas evita posibles ataques de insectos a los embutidos y facilitan la cura de la carne.

26 de enero de 2019

El cañillo de Puerta Purchena, el eterno punto de encuentro

El cañillo de Puerta Purchena, el eterno punto de encuentro
#AlmeriaBW, #ABW, #historiasdealmeria, #puertapurchena, #cañillo
Desde 1806, ha sido uno de los símbolos de la capital y guarda decenas de leyendas muy arraigadas entre almerienses y foráneos



26 noviembre 2017, J.L.Pascual para Ideal  
https://www.ideal.es/almeria/almeria/canillo-puerta-purchena-20171126171915-nt.html

El origen de este pilar tan simbólico de la capital almeriense hay que encontrarlo a principios del siglo XIX. Su original emplazamiento fue la Puerta Purchena y aunque años más tarde se trasladó junto a la iglesia de Santiago, más adelante volvió a la Puerta Purchena, donde ya ha permanecido hasta la actualidad. El uso que de él fueron haciendo fue motivando estos cambios, de manera que se fue buscando una utilización lo más higiénica posible, además de evitar actos de vandalismo, fundamentalmente la de aquellos que hicieron de esta fuente un lugar donde miccionar.

Todas las generaciones de almerienses han conocido esta fuente, bien por ser la única con cierta carga histórica que se ha conservado hasta nuestros días, bien por estar en un lugar céntrico, lugar de paso para cualquier persona que pase por la ciudad. La gran actividad comercial y de restauración que ha tenido la zona, la convirtió en ese punto neurálgico en el que beber un trago mientras se descansaba unos minuto.

Su agua era muy fresca, en cualquier época del año, ya que las tuberías que la abastecían estaban a mayor profundidad. Sobre todo en verano, los más pequeños iban a refrescarse con su agua, a falta de otras dotaciones. Los jóvenes de la década de los 40 y 50 lo tenían por un punto casi de encuentro donde ver y ser visto, ya que era habitual pasear por el llamado Paseo del Generalísimo y pasar por la fuente para beber.

Alrededor del ‘cañillo’ nacieron numerosos romances estivales en noches calurosas y que se hacían largas en las viviendas, con escasos elementos de distracción y con una refrigeración inexistente.




Su ubicación en la céntrica Puerta de Purchena le ha hecho convertirse en el mejor testigo de las idas y venidas de la ciudad en los últimos dos siglos. Esa carga simbólica se fusiona con su sencillez, siendo una fuente con un pilar de forma hexagonal del cual salen tres pequeñas piletas utilizadas como abrevaderos.

La fuente es pequeña, alcanzado el metro y medio de altura. El pilar de la misma tiene una pequeña placa que añadida en el año 2005 y que dice «la Puerta de Purchena no tiene puerta pero tiene un hechizo para que vuelvas». Las leyendas, precisamente, le han acompañado casi desde su construcción, diferentes y variadas. Desde la que asegura que si bebes del ‘cañillo’ te enamoras de una almeriense, pasando porque los visitantes se convierten en un almeriense más o que regresarás a la ciudad algún día. También se acuñó «ser más almeriense que el cañillo» como demostración del almeriensismo.

En sus orígenes, la ciudad poseía kilómetros de tuberías que la abastecían desde las Fuentes de Alhadra, sitas junto a la ribera del río, hasta la zona histórica de la ciudad.


Este pilar se abasteció desde estas fuentes, que se sitúan a unos 6 kilómetros, aunque en la actualidad el agua no proviene de estas fuentes, sino que es bombeada desde los depósitos.

25 de enero de 2019

El hombre del camión del agua

El hombre del camión del agua
#AlmeriaBW, #ABW, #TalComoEramos, #aguadearaoz, #camion
Las tiendas de barrio tenían un depósito de uralita para la venta del agua de Araoz



19 Enero 2017, Eduardo Pino para La Voz de Almería

https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/121750/el-hombre-del-camion-del-agua

En las tiendas de barrio existía el rincón del agua de Araoz, con un depósito que casi siempre era de uralita, y un rudimentario sistema de enfriamiento antes de que se democratizara el uso de los frigoríficos. En la tienda de mi padre las tuberías del agua de Araoz pasaban por un compartimento, que era un humilde y simple cajón, donde se colocaban las barras de hielo que obraban el milagro del agua fresca. Todos los años, cuando llegaba el mes de junio, empezaba el ritual de los ‘viajes’ a por el hielo. Había que acercarse a Pescadería para comprar las barras en la fábrica y transportarlas luego en un carrillo de mano, a toda velocidad y con un saco encima, para evitar que se derritieran antes de tiempo.

En aquellos años sesenta, cuando tener un frigorífico era un pequeño lujo que fue llegando poco a poco a los comedores de las casas, beberse un vaso de agua fresca era un gran acontecimiento y en las tiendas se hacía un buen negocio a fuerza de vender vasos de agua fresca a dos reales. Todavía se utilizaban los botijos de barro, aquellos que nuestras madres y nuestras abuelas adornaban con tapaderas de ganchillo, por lo que una estampa habitual de entonces era la de la gente acudiendo a la tienda a llenar el botijo de agua fresca o la botella de cristal antes de que empezaran a salir al mercado las de plástico.

La venta de agua le dejaba un escaso margen al tendero, pero era obligado dar un buen servicio porque el que iba a por agua siempre acababa llevándose algo más. Solía ocurrir con frecuencia, al menos en mi tienda, que el depósito se quedaba vacío y los parroquianos dejaban la garrafa junto al grifo y después venían a recogerla, o que dejaran el encargo para que los niños del negocio les acercáramos después la mercancía, por cuyo favor siempre caía alguna propina. Hubo un tiempo en el que pusieron de moda unas garrafas de colores con tapón blanco y un asa de hierro que se te quedaba clavada en las palmas de las manos.

El día que más se vendía era cuando se iba el agua, un suceso que solía ocurrir con frecuencia en verano, dejando secas las tuberías durante horas. Había que recurrir entonces al agua de Araoz para lavar los platos y asearse. Una imagen también habitual de aquellos tiempos era el de las mujeres apiñadas en la parte trasera del camión del agua, esperando la cola para llenar varias garrafas.

La venta del agua de Araoz creó un oficio, el de los repartidores que iban por la ciudad con sus camiones cisternas. Llegaban, aparcaban sobre la acera si era preciso, e instalaban aquel simple mecanismo en el que la manguera se introducía por la parte superior del depósito y era accionada con un motor. Mientras se llenaba el recipiente, que no solía tardar más de cinco minutos, el repartidor se sentaba a descansar y a charlar un rato con el tendero. Aquellos mercaderes del agua iban de tienda en tienda, de barrio en barrio, y conocían de primera mano todo lo que iba sucediendo en la ciudad, por lo que eran buenos compañeros de conversación para romper la monotonía de la tienda.

En Almería fueron muchos los que se ganaron la vida llevando el agua de un establecimiento a otro, primero en carros y después en modernos camiones. Uno de los más antiguos, que empezó después de la Guerra Civil, fue Juan Garrido Fenoy. Tenía un carro de madera tirado por un mulo con el que iba por las calles despachando el agua de puerta en puerta. Todas las mañanas, al amanecer, iba con su carro al depósito del agua que estaba en la calle de Zaragoza, lo llenaba y empezaba el reparto por las calles del centro, que era el distrito que tenía asignado. Juan recorría las calles con una puntualidad exacta, de tal forma que las mujeres ya sabían a la hora que el vendedor pasaba por su puerta. Cuando llegaba el carro salían al tranco a llenar las cacharras y las garrafas. A la una de la tarde, dejaba de trabajar, aparcaba el carro en la Plaza del Lugarico y se dirigía a su casa para almorzar. A primera hora de la tarde volvía a la faena, que se prolongaba hasta que empezaba a echarse la noche. Al terminar la jornada se dirigía otra vez al depósito de la calle de Zaragoza para dejar allí el agua que no había vendido. Antes de marcharse a descansar, tenía que pasarse por la casa de don Joaquín Cumella Orozco, el dueño del negocio, para entregarle la recaudación del día y hacer las cuentas.

24 de enero de 2019

1963 Tarde de toros en el coso de Velez Rubio

Velez Rubio (Almería) 1963. Plaza de Toros.
#AlmeriaBW, #ABW, #VelezRubio, #PlazadeToros, #corrida, #1963

La plaza de toros, de propiedad particular, estuvo funcionado hasta final de los años 60 cuando se vendió su solar para la construcción de viviendas.

/>



23 de enero de 2019

Almería 1936. Vista aérea de la fachada de la rambla

Almería 1936. Vista aérea de la fachada de la rambla entre las calles Eguillor y Terriza.
#AlmeriaBW, #panoramica, #ABW, #Rambla, #Fachada, #1936
#20170121

22 de enero de 2019

Huercal de Almería 1960. Fabrica de Neveras

Huercal de Almería 1960.
Fabrica de Neveras Frisur
#AlmeriaBW, #ABW, #Huercal, #Neveras, #frisur, #fresqueras, #1960
Trabajadores de la fabrica de neveras Frisur en el tiempo del desayuno. A la derecha dos de los típicos armarios de cocina de la época, las conocidas "fresqueras".
Un cartel del futbol anuncia el partido del Huercal contra el Arenas.


21 de enero de 2019

1858 Vista General de Almería

Almeria ca 1858. Vista General.

#AlmeriaBW, #ABW, #VistaGeneral, #Clifford, #1858
Charles Clifford, Spain, Almeria, General View. ca. 1858. Victoria and Albert Museum.
Posiblemente la foto más antigua que existe de Almería.
#20160121

20 de enero de 2019

1903 El club de Regatas del balneario el Recreo

1903 El club de Regatas del balneario el Recreo
#AlmeriaBW, #ABW, #BalnearioElRecreo, #ClubRegatas, #1903
#20160117
El balneario El Recreo, fundado en 1859 por Carlos Jover Fuentes, fue uno de los lugares preferidos y más animados de la ciudad durante el verano. Estaba situado el delante de las escaleras del Parque San Luis, donde se inicia la Calla de la Reina.

En 1891 se crea el Club de Regatas de Almeria y se instala en el salón de ingreso del Balneario el Recreo.
 “D. Carlos Jover y Fuentes ha facilitado para la instalación del club el salón de ingreso del balneario, el cual quedará permanente todo el año como local del expresado club y además construirá las dependencias necesarias."

 Los socios aportaron las primeras embarcaciones: un esquife, un bote y una canoa.





19 de enero de 2019

1961 Las locomotoras de carbón de los años 20 en Almería

Diciembre 1961. Estación de Ferrocarril. Locomotora 140-2065
Foto: Jeremy Wiseman
#AlmeriaBW, #ABW, #Trenes, #Ferrocarril, #vapor, #carbon, #1961, #Babcock&Wilcox



Debido a las dificultades para importar locomotoras durante la Primera Guerra Mundial y ante la necesidad de disponer de locomotoras de mayor potencia, Andaluces transformó algunas locomotoras 0-4-0 en otras de rodaje 1-4-0. Después de la Primera Guerra Mundial, Andaluces se enfrentó a una infraestructura deficiente que no era adecuada a locomotoras de peso elevado como las ya empezaban a verse en las redes de MZA y Norte. El buen resultado de las transformadas en 1-4-0 contribuyó a la decisión de adquirir varias series de locomotoras 1-4-0 entre 1919 y 1928

La serie Serie 4105 a 4119 de Sur (140-2053 a 2067 de RENFE)

La última serie de locomotoras de vapor que encargó Andaluces fue para las líneas que explotaba y constituyeron la serie Sur 4105 a 4119. Fueron construidas en 1928 por Babcock & Wilcox. Tienen un diámetro de rueda más pequeño que otras series 1-4-0 debido a la dureza de la línea de Linares a Almería, líneas entre las de mayores pendientes de los ferrocarriles españoles, como es la de Línea de Linares a Almería, y Baza-Guadix. La serie 4105 a 4119 de Sur se asignó al depósito de Guadix. Eran locomotoras simples, de fácil mantenimiento, con un diámetro de ruedas motrices pequeño, aptas por tanto para fuertes rampas y trenes de mercancías no muy largos. El timbre de caldera era bajo para la época: hasta 12 kg/cm2, cuando eran muy normales de 14 y 16 kg/cm2. El diámetro de los cilindros el diámetro era de 500 mmm.


Cuando Andaluces se integró en RENFE, estas locomotoras formaron la serie 140-2053 a 2067

A esta serie pertenece la locomotora 140-2054 "Guadix", la única máquina de vapor de ancho ibérico que es alimentada con carbón. Fue rfestaurada en 2001 y cedida al Ayuntamiento de Guadix. Es utilizada para el "Tren de la Fresa" y otros trenes especiales. Es la locomotora más cinematográfica del parque español. La máquina ha sido utilizada en varias películas, entre las que destacan ‘Doctor Zhivago’, “El bueno, el feo y el malo” e ‘Indiana Jones y la última cruzada’.

18 de enero de 2019

1913 Almería. Estación del Ferrocarril

1913 Almería. Estación del Ferrocarril
Postal Colección Lacoste
#AlmeriaBW, #ABW, #Ferrocarril. #Trenes, #Estacion, #Lacoste, #1913


17 de enero de 2019

Aquellas humeras de San Antón

Aquellas humeras de San Antón
#AlmeriaBW, #ABW, #SanAnton, #TalDiaComoHoy, #Enero17, #hogueras, #fogata, #garrucha

17/enero/2017 por Manuel León González para La Voz de Almería



Íbamos de solar en solar con las manos tiznadas y la cara ardiendo por la lumbre, buscando como perrillos el amparo del fuego y el rumor de las conversaciones de los mayores; aparecíamos con las orejas frías por el aire de enero, con aquellos jerséis verdes o marrones de cuello alto; golfeábamos con los ojos abiertos como platos en una noche mágica, de llamas que se avivaban cuando parecía que fenecían, de saltos de los mayores por encima de las ascuas, pegándonos cuanto podíamos a esas fogatas crepitantes para espantar el frío. Eran las humeras de San Antón en Garrucha, que aguardábamos los días previos, con esa ilusión que solo se tiene cuando eres niño y que comenzaba a germinar la tarde de vísperas, al salir del colegio, cuando con don Diego el Maestro o con don Francisco nos íbamos al Coto Escolar, como el que iba al último confín del mundo, a coger ramas para la gran fogata.
Cada calle, cada barrio de ese pueblo de pescadores, tenía su hoguera esa noche estrellada y competíamos como cosacos para que la nuestra fuese la más grande, la más admirada. Se hacían entonces humeras en esa fría noche invernal -cuando Garrucha era aún un pueblo en el que nos conocíamos todos- en el barrio Pimentón, en el Martinete, en la Rambla, en la calle Ancha, en la Cimbra, en el Calvario y en los solares que había en el Malecón, que eran las mías. Allí acopiábamos la tarde antes la leña de los pinos, muebles viejos que encontrábamos entre las basuras, restos de cajas de pescado que había en el Muelle y viruta que cogíamos de la carpintería de Diego el Carretilla.
Y cuando la montaña de tablas, leña, palos, vigas, listones y hasta trapos viejos nos parecía lo suficientemente alta como una falla valenciana, parábamos y descansábamos con la espalda pegada al botín obtenido, sudando de tantos viajes por el pueblo rapiñando mercancía. Cada barrio custodiaba sus maderas para la hoguera durante las horas previas, para que los niños de las calles vecinas no nos hurtaran ese material que valía para nosotros como el mismo oro del Perú.
Recuerdo que hacíamos hogueras en el solar que hubo donde se construyeron los pisos de Don Ambrosio, junto a la Escuela Hogar donde vivían los Morales, en el Campico de la Palmera o frente a la Terraza Cinema, cuando el Malecón era de tierra; recuerdo ver cómo se prendía el fuego con un trapo y gasoil de los barcos, recuerdo  a los mayores cantando canciones con alguna bota de vino y al Poli asando castañas; recuerdo la libertad que sentíamos en esa fiesta de pobres y cómo las mujeres del pueblo se ponían de espaldas al fuego para calentarse el culo y las pantorrillas y cómo quedábamos hipnotizados mirando saltar los chispazos naranjas. Ahí estaba quemándose, consumiéndose en solo unas pocas horas, todo ese promontorio de maderas que tanto nos había costado reunir.
Las humeras de Garrucha se apagaban como una lamparita, se empezaban a machar los ancianos huyendo del frío que provocaba la extinción de las llamas y nosotros, los autores materiales, nos quedábamos solos y nos sentábamos en círculo sobre unos pedruscos, a compartir las caladas de un Tres Calaveras, con el aroma a leña quemada y con el sentimiento del que asiste a un doloroso duelo. Así se acababa esa noche de San Antón, la noche de las humeras de Garrucha en la que éramos tan felices. Al día siguiente, aún con el pelo espesado por el calor recibido, cuando íbamos camino de la escuela, nos acercábamos a ver por última vez esa mortaja de cenizas que era el rastro  de nuestra felicidad infantil recién perdida, que recuperaríamos justo un año después, cuando Garrucha se volviera a llenar de lumbres con nuestras entrañables hogueras de San Antón.

17 Enero 1966. Palomares


Palomares (Almería) 17 enero 1966.
#AlmeriaBW, #ABW, #Palomares, #talDiaComoHoy, #Enero17, #AccidenteNuclear, #OperaciónFlecha, #1966
Un choque aéreo entre dos aviones militares estadounidenses situaba mundialmente en el mapa a la localidad almeriense de Palomares. El 17 de enero de 1966 un bombardero y un avión nodriza de la Fuerza Aérea de EE.UU. colisionaban y de ellos caían cuatro bombas atómicas. Tres se recogieron de tierra, pero la cuarta se precipitó al mar y su rescate se convirtió prácticamente en una cuestión de Estado. Foto: ABC

16 de enero de 2019

16 Enero 1928 Hundimiento del Arna, el Vapor de Cabo de Gata


Tal día como hoy 16 de Enero
#AlmeriaBW, #ABW, #TalDiaComoHoy, #Enero16, #Arna, #Vapor, #Pecio, #CaboGata, #1928



El vapor SS ARNA fue originalmente llamado "HILLHOUSE". Fue fabricado en Inglaterra en Northumberland Shipbuilding Howdon, Newcastle.

El vapor, con un desplazamiento de 3000 Tm, se botó el 24 de diciembre de 1904. Su propietario y, al mismo tiempo, el operador era la empresa comercial J. Cory y sons Co Ltd, con sede en Cardiff. La empresa de vapor solía transportar carbón y otros materiales en rutas regulares entre Buenos Aires, Rotterdam, puertos ingleses y Nueva York.

En 1925 tuvo lugar la venta de este barco a Praga. El vapor "SS HILLHOUSE" lo compró la compañía "PRIMERA NAVEGACIÓN POR MAR CZECHOSLOVAKIAN". Era propiedad conjunta del astillero Artur Zdenkovič de Trieste, su esposa Arnoštka Zdenkovičová y el abogado de Praga Sr. Erich Veselý. El vapor fue nombrado "ARNA" según la esposa del Sr. Zdenek, Arnoštka.

El SS ARNA se registró en Praga y todo el tiempo, desde 1925 hasta su extinción, navegó bajo la bandera nacional checoslovaca.

El 16 de febrero de 1928, el SS ARNA cerca del Cabo de Gata colisionó con una roca submarina inexplorada, y en pocos minutos se hundió con un cargamento de mineral de hierro, que trasportaba desde el puerto argelino de Bona hasta Middlesbrough, Inglaterra.

En la tripulación había tres checos además de croatas y eslovenos en la tripulación. Radiotelegrafista Sr. František Dvorský (1903), segundo instrumento Sr. Michael Nodl (1890) y cadete Sr. Vicko Schnurrer (1907). Ninguno de los tripulantes de 32 marineros, incluido el capitán Ivo Dujmovic, perdió la vida en esta colisión. Incluso los marineros tuvieron tiempo suficiente para salvar sus pertenencias personales.

La noticia en la prensa de la época


Hundimiento de un vapor: “Según noticias que ayer pudimos adquirir, el pasado día 16, navegando por el Cabo de Gata, hacia las cinco y media de la tarde, el vapor checoslovaco “Arna”, con matrícula de Praga, chocó con una Laja, abriéndosele en la vía una importante vía. El buque tardó pocos minutos en hundirse. Dado lo grave del siniestro, ni el capitán ni la tripulación, pudieron coger los botes ni sus ropas, poniendo en peligro sus vidas. Tras grandes esfuerzos pudieron ganar la orilla a nado, llegando a la ensenada de San Francisco. El “Arna”, que desplazaba 1973 toneladas, salió de Bona con cargamento de mineral de hierro destinado a Middlesbrought, y estaba asegurado en la “Reunione Adriática Marítima”, de Trieste. El capitán y toda la tripulación, compuesta de treinta y tres hombres, embarcaron ayer en el vapor “Roberto R” con destino a Barcelona.

Fuente:”Crónica meridional”, Febrero de 1928.







El Pecio
El pecio es conocido como el Vapor, aunque su verdadero nombre es Arna, un mercadero a vapor, de unos 100 metros de eslora. Se descubrió hacia 1940, el barco esta bastante bien, excepto el puesto de mando que fue volado por los militares, la causa de su hundimiento fue la colisión de este con la Laja. Esta situado a 40 metros de profundidad, en posición de navegación y suele haber fuertes corrientes.

La hélice del Arna a 40 m de profundidad

Se encuentra mas o menos a una milla frente al cabo de gata y además del propio pecio, podemos ver una gran cantidad de especies diferentes: meros, abadejos, corvinas, dentones, anguilas de mar, morenas, congrios, sargos y también un buen numero de especies invertebradas tales como esponjas tapizantes, ascidias y diferentes conidarios como las bellísimas anémonas joyas.

Fuente: https://buceoalacarta.wordpress.com/2015/11/08/ss-arna-o-el-vapor-de-cabo-de-gata-una-inmersion-espectacular/

15 de enero de 2019

La escuela de los años 60

De los padres y la escuela de ayer
#AlmeriaBW, #ABW, #TalComoEramos, #Escuela, #1960
Te educaban los padres, los maestros y los curas bajo unas estrictas normas de disciplina

13 Enero 2017, Eduardo Pino para La Voz de Almería



Una de las clases del histórico colegio de San José a finales de los años sesenta

La educación era tan distinta hace cincuenta años que cuando llegábamos a la escuela, casi siempre a los cinco años de edad, ya íbamos con una lección aprendida: el maestro era incuestionable, siempre llevaba la razón. Recibíamos una instrucción que empezaba en nuestras casas, donde se partía de la disciplina que después se prolongaba de forma innegociable en el colegio. La autoridad era un principio básico y crecíamos sabiendo que teníamos que seguir unas normas, ya que de lo contrario nos arriesgábamos a un castigo ejemplar que a veces lo recibíamos en forma de azotes. Las madres nos pegaban con la zapatilla, o nos amenazaban con ella, mientras que los padres eran más directos, más rotundos, y si tenían que darnos una patada en el trasero nos la daban. Cuando mi amigo Ramón Ortiz Gómez, vecino de la Plaza Granero, se comió medio jamón de la despensa de su casa, su padre, don Máximo, coronel del ejército, le dio un derechazo que el niño comprendió enseguida sin necesidad de más explicaciones que aquello no podía volver a repetirse.

Llegábamos al colegio sabiendo donde íbamos y asumiendo que el mismo respeto que le debíamos a nuestros padres se lo teníamos que tener a los maestros, que eran la prolongación de la autoridad paterna lejos del hogar. Había colegios donde esta máxima se llevaba a rajatabla, con tanta crudeza que siempre había un profesor o un director al que le temíamos más que a una vara verde.

Cuando entraba el maestro a clase no se oía ni una mosca y las lecciones había que aprendérselas de verdad. “A ver niño, dime donde nace el Duero”, y había que aprenderse donde nacía, por donde pasaba y donde moría el Duero, porque si fallabas ya sabías que te exponías al juicio de la vara de madera. En ese instante en que uno estiraba el brazo, abría lentamente la mano, mientras iba cerrando los ojos, en ese instante en que el maestro iniciaba el movimiento del brazo, cogiendo impulso y con cara de mala leche, en esos segundos estaban encerrados todos los tratados de pedagogía de la historia.

Y había colaboración dentro del aula. Aquel era un aprendizaje conjunto, recíproco. Cuando el maestro tenía que ausentarse unos minutos, media clase levantaba la mano diciendo: “¿Apunto?”. Y el apuntador se sentaba en la silla del maestro y por unos minutos se le pegaba la mala leche del profesor y llegaba a pensar que realmente él era la autoridad. Entonces fue cuando escuché por primera vez una frase que es una verdad incuestionable: “Si a un tonto le pones una gorra y le dejas un palo se cree capitán general”. Y el improvisado maestro, que casi siempre era el empollón, el que nunca jugaba al fútbol, el que nunca se olvidaba de hacer la tarea, llenaba la pizarra con los nombres de aquellos que se atrevían a hablar en ausencia del profesor. Y luego, cuando llegaba el pedagogo, no tardaba en impartir justicia con la vara de madera.

En Almería tuvo mucha fama la vara de don Gonzalo Rodríguez, notario de la Curia e ilustre profesor de Geografía del Diocesano. Bautizó a la temida palmeta con el nombre de ‘la milagrosa’, sin duda porque era capaz de obrar verdaderos milagros cuando entraba en acción: al torpe lo hacía discreto y al follonero más aduaz lo transformaba en un santo varón. Cuando el bueno de don Gonzalo se cabreaba tenía una frase muy recurrida que decía: “Cerrar la puerta y abrir las ventanas que se van a escuchar las hostias en el colegio de las Adoratrices”. En las Adoratrices no sé si llegaban a escucharse, pero en la Plaza de la Catedral sí, y los que estábamos por allí jugando en ese momento decíamos: “Ya está don Gonzalo repartiendo”.

Por el colegio de San José de la calle de la Reina pasaron varios maestros de la vieja escuela, de los que practicaban el arte de la vara y la disciplina sin contemplaciones. El propio director, don Rafael López Lafuente, no se lo pensaba dos veces cuando le llevaban al despacho a un infractor.

¿Y los curas?. Los curas también te educaban. Por si no tenías bastante con tu padre y con el maestro, cuando pasabas por la Catedral te enganchaba don Juan López, que como era el archivero nos tenía fichados a todos y llevaba la lista de nuestros pecados. ¿Dónde te metes que no vienes ni los domingos nos decía? Y mientras te hacía la pregunta te cogía de la patilla y empezaba a tirar con tanta fe que me la transmitía a mí y en esos momentos yo me acordaba de “todos sus dioses”, utilizando una expresión que era propia de aquellos tiempos.

A los niños de mi barrio don Juan López nos causaba demasiado respeto. Nos gustaba más don Francisco Sánchez Egea, el curilla jorobado que deambulaba como un fantasma por las tinieblas de las capillas de la Catedral. Era un santo, tan tímido, tan poca cosa que cuando se ponía la casulla blanca sobre la sotana le decíamos: “Don Francisco, en vez de a dar misa parece que va usted a hacer la primera comunión”

14 de enero de 2019

1911 Tíjola. Ermita y paseo de la Virgen del Socorro

1911 Tíjola. Ermita y paseo de la Virgen del Socorro
#AlmeriaBW, #ABW, #Tijola, #Ermita, #VirgendelSocorro, #1911



En el siglo XVII se levantó en Tíjola una ermita a las afueras del pueblo para venerar a su patrona, la Virgen del Socorro, proclamada en 1575.

Era un templo modesto, sencillo, de una sola nave con planta de cruz romana. La fachada era de ladrillo rojo, flanqueada por dos pilastras góticas. Fachada, cubierta, torre y cimborrio tienen remanescencias mudéjares. Su interior es de estilo renacentista simple y tardío. Sencillo retablo de madera de pino, con columnas revestidas de cartón.

Su principal tesoro es la imagen de la Virgen del Socorro y todo lo que representa. La tradición dice que la Virgen vino de Italia en 1498.

El Gran Capitán ordenó que fuese traída aquella imagen a España, edificándole una iglesia en agradecimiento por todos los triunfos logrados.

La ermita en la actualidad

13 de enero de 2019

Almería 1902. El puerto.

Almería 1902. El puerto.
Vista del puerto desde el muelle de poniente.
Colección Hauser y Menet número 594
#AlmeriaBW, #ABW, #Puerto, #HauseryMenet, #1902
Barcos fondeados, vista general del puerto y alcazaba.
De derecha a izquierda: la torre de la catedral, la iglesia de San Juan, los almacenes de trigo.


12 de enero de 2019

1977 Dalías. Ermita de Aljizar

1977 Dalías. Ermita de Aljizar
#AlmeriaBW, #ABW, #Ermita, #Alqueria, #ElHizan, #Celin, #Dalias, #Aljizar, #1977




La ermita de Aljízar localizada en lo que fue la alquería de El Hizán en una elevación muy próxima a las Fuentes de Celín , la ermita de Aljízar , Al-Hizam ó de la Virgen de los Dolores es, sin duda, el edificio que nos ha llegado en mejor estado de conservación.

En ella Lorenzo Cara Barrionuevo sitúa una antigua rábita musulmana del S. XIII, aunque Tapia Garrido nos dice que se trata de una construcción del S. XVIII, sobre una mezquita árabe. Seguramente, lo que se produjo en esa fecha fue una amplia restauración que ha permitido conservarla hasta hoy, y que se realizó respetando la forma y estructura musulmana.

La ermita es un pequeño edificio caracterizado por su planta octogonal, tanto en el interior como en el exterior, y su construcción de mortero. Está cubierta en su totalidad, por una bóveda de media naranja, de tejas adaptadas a su forma y cubiertas de otras piezas de cerámica en el exterior. En la fachada, para acceder al interior, se encuentra un hueco de arco de medio punto enmarcado entre pilastras y protegido por un tejaroz sobre el cual hay un pequeño hueco redondo. Ya en su interior, sobrio y oscuro, y bajo los gruesos nervios que decoran la bóveda en su parte interior, nos encontramos con una imagen de la Virgen de los Dolores de 1972 que que sustituyó a otra muy deteriorada.

Cada año, y a finales del mes de Mayo, se celebra una típica romería en la que participan numerosos vecinos de Celín y Dalías.

11 de enero de 2019

1909 Lubrín, vista general

Lubrín (Almeria) 1909. Vista general.
#AlmeriaBW, #ABW, #Portfolio, #Lubrin, #1909
"Caprichosa colocación del caserío de esta villa en las laderas de la sierra de los Filabres"

10 de enero de 2019

Almería 1908. Puerta de Purchena.

Almería 1908. Puerta de Purchena.
Colección Fabert nº 35
#AlmeriaBW, #ABW, #Fabert_35, #PuertaPurchena, #TeLupion, #1908
Los edificios de la izquierda prácticamente no han cambiado los últimos 100 años. A la derecha, los bloques corresponden a la construcción del edificio las Mariposas, edificado en el sollar de la Pensión Olmos. Al frente los edificios no se construirían hasta 1910 y 1925 (farmacia Durban).

9 de enero de 2019

1970 Vista panorámica desde detrás de San Cristobal

1970 Vista panorámica desde detrás de San Cristobal
#AlmeriaBW, #ABW, #SanCristobal, #VistaGeneral, #1970
#20160109


8 de enero de 2019

1966 Parador nacional de Mojacar


1966 Mojacar. Parador Nacional "Reyes Católicos"
Foto Ruiz Marín
#AlmeriaBW, #ABW, #AlmariaTurismo, #Mojacar, #ParadorNacional, #1966 

7 de enero de 2019

II Vuelta Ciclista a España 1936. Meta en Almería

II Vuelta Ciclista a España 1936. Meta en Almería.
#AlmeriaBW, #ABW, #VueltaCiclista, #1936
Vuelta ciclista a España II Edición 1936. La sexta etapa (185 km), disputada entre las ciudades de Granada y Almería (11 de mayo).
Numeroso público espera en la llegada. La entrada es de gran espectacularidad e interés. Todos los corredores marchan juntos, y para decidir la victoria, se lanzan a un sprint interesante y lleno de emoción, en el que logra triunfar el líder de la prueba, el belga Gustaaf Deloor.
Se puede apreciar perfectamente la Alcazaba de fondo. El aparato publicitario parece limitarse al Diario Informaciones, cuyo patrocinio oficial luce en la pancarta de meta.
Entran en meta por el orden siguiente: Deloor (6 horas, 28 m, 39 s), seguido de Carretero, Trueba, Cañardo, Flaquer y el resto del pelotón “ex aequo”. Rezagado en el puesto 37 y último, a casi 7 minutos, Jardín. El valenciano Antonio Escuriet mantiene el segundo puesto en la clasificación general, ocupando la tercera plaza el italiano Antonio Bertola.




6 de enero de 2019

1905 La tienda de Ultramarinos de Frias Lirola en Puerta de Purchena

Almería 1905. Puerta de Purchena.
#AlmeriaBW, #ABW, #PuertaPurchena, #ultramarinos, #1905
La tienda de Ultramarinos S.Frias Lirola dominada por el cartel de Te Lipton en su tejado ocupó a principios del Siglo XX los bajos del edificio que hace esquina con el Paseo de Almería y que durante la segunda mitad de siglo estubo ocupada por Almacenes E. Segura.



El edificio en 1918 antes de su restauración para convertirlo en Apartamentos turísticos

5 de enero de 2019

1940's Velez Rubio. Faenas agrícolas. Aventado

Velez Rubio (Almeria) 1940 ca. Faena agricola. Aventando
#AlmeriaBW, #ABW, #VelezRubio, #FaenasAgricolas, #Trilla, #Aventado, #1940
#20160105

#

Se denomina trilla a la actividad y su resultado, que se hace con los cereales, tras la siega, para retirar el grano de la paja.Según las épocas y las regiones se han empleado diversos sistemas para separar el grano de la paja.

Podemos diferenciar dos métodos la maja y la trilla:

Maja empleado cuando la cantidad de mies es poca y cuando interesa conservar las cañas de paja en el mejor estado posible para su uso posterior en techumbres, cestos, atar gavillas, etc. y que se empleaba con cereales de paja más larga como el centeno.
Golpeando (majando) las gavillas de cereal contra una piedra majadera, o una tabla llamada tarugo majadero. Las gavillas se sujetaban con las dos manos un manojo cogido por los tallos, y la espiga se sacudía contra la superficie de majar; así, ésta se desgranaba y soltaba la semilla. Se usaba para pequeñas cantidades y tenía la ventaja de que la limpia posterior era más fácil. Aunque el procedimiento no era tan efectivo como los otros sistemas, pues dejaba algunos granos en las granzas.
Trilla: Al tiempo que desgrana las espigas tritura también la paja para darle otros usos.
Trilla con trillo: El trillo consistía en una plancha de madera, cuya superficie inferior tenía incrustadas una gran cantidad de piedrecillas cortantes, habitualmente lascas de sílex y el frente curvado hacia arriba como un trineo. Los trillos eran arrastrados por caballos o bueyes sobre la parva extendida en una era, y conducidos por un "trillique", que era generalmente un rapaz, todavía pequeño para hacer la siega, labor más dura.

Tras la trilla se hacía la limpia por medio del aventado, que consistía en lanzar al aire la mezcla de paja y grano obtenida; la brisa más ligera era capaz de arrastrar el bálago a un lado, mientras que el grano caía en el mismo lugar. Es concebible y muy probable que esta sea la forma de aventado descrita por Jenofonte, de forma vaga porque la supone muy conocida, en su libro Economía.4

Hacia los años 1930 todas estas labores eran manuales en España. Con la mecanización agraria, a partir de los años 40, comenzaron a difundirse trilladoras mecánicas, aunque la trilla siguió siendo tradicional. La limpia por aventado, en cambio, lo hacía otra máquina, la aventadora o «beldadora». Modernamente las cosechadoras, hacen toda la labor, desde la siega hasta la separación del grano y de la paja, que dejan sobre el terreno en sacos y pacas, respectivamente, para su recogida. Otras veces la propia máquina almacena el grano y, periódicamente, se pasa a un depósito provisto de una tolva arrastrado por un tractor.

Con estos cambios, un campo que antiguamente necesitaba 70 personas trabajando durante 15 ó 20 días, se cosecha ahora en un día o dos, con una máquina y dos personas.

4 de enero de 2019

1905 La Iglesia de San Pedro

Almeria 1905. Iglesia de San Pedro.
Colección Purger&co
#AlmeriaBW, #ABW, #IglesiaSanPedro, #1905
#19160103
La Iglesia se llamaba inicialmente de San Francisco por el monasterio donde fue construida. Hacia 1600 se urbanizó la plaza. El monasterio sufrió el terremoto de 1790 y se recontruyó la iglesia en estilo neoclásico. Tas la desamortización de 1935 sólo quedó en manos de los religiosos la iglesia.

#

3 de enero de 2019

1972 Vista aérea de alcazaba y su entorno

Almeria 1972. Panorámica de la Alcazaba
#AlmeriaBW, #ABW, #alcazaba, #MesonGitano, #aerea, #1972
#20160103

#

2 de enero de 2019

1921 vista general de la alcazaba. San Cristóbal desde la Plaza Vieja

1921 vista general de la alcazaba.
Colección Lacoste número 7A.
#AlmeriaBW, #ABW, #SanCristobal, #Murallas, #Lacoste, #1921
La vieja ermita que corona el cerro junto a las murallas de Hairan como la mena del sinuoso y empinado camino sorteado de destartaladas viviendas.
Alguna azotea destaca por su forma cilíndrica que eran los accesos estrechos y en espiral túpicos de las construcciones de la época que aún se mantienen en algunos edificios.
El sello de 10 céntimos con la efingie de Alfonso XII.


#


1 de enero de 2019

1903 Almería. El parral de la Concepción

Almería ca 1903. Parral de la Concepción 
#AlmeriaBW, #ABW, #Huerta, #parral, #purger&co, #LaConcepcion, #1903
#20160101

Entre las huertas que rodeaban la ciudad, en la época de esplendor de la exportación de uva era muy habitual el cultivo de parrales de uva de mesa.

#